Un pensamiento Simple

"La vida no es más que un abrir y cerrar de ojos, por eso disfruta y exprime la mirada que hay en medio."

lunes, 26 de mayo de 2014

CADA DÍA (DESDE MI AZOTEA, 9)



Llevo 28 años trabajando con niños y adolescentes...28 años trabajando en institutos de secundaria y bachiller...y nunca, nunca termino de sorprenderme.
Cada día me suceden cosas nuevas...porque los chicos son sorprendentes...
Bien es cierto que muchas veces, debido a las hormonas y otros componentes , los chavales se vuelven insufribles (pero que quede esto entre nosotros...los mayores suelen ser más insufribles...y más a menudo).
Son agua fresca...los más peques incluso esconden un pozo de sabiduría sin fondo...y lo peor es que no lo saben...
Cada día aprendo de ellos...podría hablaros de Samuel, el hijo del cabrero...sabio y vivaracho, de Antonio, un ejemplo de rectitud, buen corazón y buenas y educadas maneras, de Andrea, una hermosa luz que transforma en prosa poética todo su entorno, de Alicia, alma sensible como pocas, de Alejandro, explorador curioso incansable...
Incluso de los más “bichos” aprendo algo cada día...
Esta canción está dedicada a mis “niños” (como yo los llamo) , a todos los que han pasado por mi mundo escolar ...a todos los que me han influido dentro y fuera de la conserjería o espacios aledaños...(ya he llegado a tener entre mis “niños” a hijos de los primeros niños que casio eran de mi edad...jejeje)...Va por los que fueron, los que son y los que en el futuro serán.

01/08/2013       CADA DÍA             A.BARO

Cada día se acerca a mi ventana
Deslizando su presencia y cortesía
Me regala así el “Buenos Días”
Que me habla ya de su alma.

Cada día me sorprende con un guiño
Una nueva visión del universo
Que vuelve a dar sentido a mis versos
Y me enseña a ser de nuevo un niño.

La inocencia que se refleja en sus actos
Aún no ha sido adulterada por el tedio
De la vida que no convierte en ancianos,
Se sumerge de nuevo en el misterio.

Cada día me enseña cosas nuevas
Que un día supe y después yo he olvidado
Me sacude con temblores delicados
Que no dejan que entre lamentos me pierda.

Cada día me sonríe y me da fuerzas
Me presta su energía renovada
Que como un mago extrae de la nada
Para borrar desencantos y miserias.

La inocencia que se refleja en sus actos
Aún no ha sido adulterada por el tedio
De la vida que no convierte en ancianos,
Se sumerge de nuevo en el misterio.

Nota- Esta canción podéis oírla arriba, en el reproductor soundclick

1 comentario:

  1. El gran deber con los críos es no estropearlos...

    ResponderEliminar