Un pensamiento Simple

"La vida no es más que un abrir y cerrar de ojos, por eso disfruta y exprime la mirada que hay en medio."

lunes, 16 de marzo de 2015

DE LA CALETA AL PAY PAY...V RUTA DE QUIÑONES





….y desde la barra del Pay Pay , viendo las evoluciones de los Pimpis de Cai, cerveza en mano e inmejorable compañía, cierro un día único e inolvidable...

Camino silbando al encuentro de un amigo...Son las 9 de la mañana...
Desde las Canteras a la nueva estación de tren son solo unos minutos...pero da tiempo para evocar muchos instantes únicos de pasadas ediciones...cuando Mariana Cornejo cantiñeaba junto a la estatua de Fernando, o un monólogo impresionante de Montse Torrent en Santa María, Antonio Martínez Ares cantando una de las nuevas en el Casino (maravillosa foto cenital la de aquel día)....la “mojada” tonificante de la lluvia en la segunda Ruta...y la fortuna de conocer a gente maravillosa...
Y así , con estos flashes llego a la estación...No espero mucho...siempre puntual aparece Paco Luque, para mi el trovero por excelencia de la ruta...que hoy nos va a dar una hermosa sorpresa...
Normalmente voy a la Ruta en tren pero Paco ha tenido el detalle de pasar por Puerto Real a recogerme...y no cabe duda que el viaje es más grato en compañía de un buen amigo...y a él así lo considero...
Llegar a la Caleta y reencontrarme con amigos de Quiñones siempre es emocionante...ver a Jap Peralta cámara al frente...recogiendo cada hermoso y efímero instante, convirtiéndolos en eternos...
a mi querida amiga Rosalía, que con el brillo de su sonrisa engalana la Caleta, mi hermanory Fernando Polavieja...al que quiero una jartá (como diría él)...y la incombustible Blanca Flores...que es el viento que impulsa esta marea...
Y nos movemos, en el espacio y en el tiempo...pero sobre todo en un mundo que se mueve desde el corazón, sin márgenes, sin límites...celebrando una vez más la presencia de un amigo...la presencia de Fernando...

Y así fue como lo viví.....

“Como una marea, cálida y sonriente,
rebosando calles, plagando la playa,
dejando una vez más , así, la simiente
del alma viajera y de la palabra.

Y se reúnen allí en torno a la Caleta,
a la puerta del mar que de nuevo los llama,
un grupo de amigos y entre tímido y chuleta
Fernando sonríe desde su atalaya.

Gaviotas al vuelo, cámaras al aire
y así inmortalizan lo efímero de nuevo.
El brillo en los ojos , ese es el peaje
que libra el trayecto del verbo hasta el cielo.

Pasos en la calle, voces evocadas
en conversaciones claras como el día,
abro mis pulmones , Las Puertas del Falla,
y miradas dulces llegan como brisa.

En la Plaza Mina, un Templo del Libro,
cantes y poemas que saben a beso
intuyo otras voces, entre hojas vibro,
y desde aquél estante espía Juan Cantueso.

El Mercado abre sus puertas, historias
que así desempolvan los tiempos pasados.
Camino y las huellas cubren mi memoria
de Alegrías , Candombe y aromas salados.

Siguen las andanzas “pa” la Catedral,
a brazadas lentas, respirando gloria,
María de Arteaga, Calle de San Juan,
y la luz que llena la plaza me asombra.

Y al recodo “hetáirico” de ese callejón
al que llaman todos el de los Piratas
el trovero nos retrata en su canción
y los bluesmen siembran su arte “canalla”.

El Pópulo entonces nos abre sus puertas.
Festejo, canciones, descanso y arroz.
En la Calle Silencio suspira el poeta
y afina su alma el aprendiz de cantor.

Y ya todo es fiesta en el Pay Pay,
versos de colores, tonadas luminosas
y la chirigota que arma el guirigay
desgranando risas, picante y jocosa.

Y presiento a Fernando en los camerinos,
etéreo y dichoso ante la conjura
y una voz susurra con tono ambarino:
“¡Titi! ¡Cuánto arte! ¡Bendita locura!”


….y desde la barra del Pay Pay , viendo las evoluciones de los Pimpis de Cai, cerveza en mano e inmejorable compañía, cierro un dia único e inolvidable...

Nota- Fotos cortesía de Antoñín Díaz y Cinty Leiva















1 comentario: